La nueva brecha que generará el 5G

El 5G traerá muchas cosas buenas, pero creará otra: una nueva brecha


El 5G traerá muchas cosas buenas, pero creará una nueva brecha

Desde 1980, y en apenas 50 años, hemos pasado de tener un teléfono funcional a un dispositivo smartphone, un ordenador en nuestras manos.

Pensamos que 5G no es más que un aumento de la velocidad de conexión, pero no solo eso, se avecinan cambios. Serán servicios, nuevos servicios, infinidad de servicios.

Pero vayamos por partes, primero expliquemos qué es en realidad el 5G y qué implica.

Es la quinta generación de las tecnologías inalámbricas de la comunicación y acceso a Internet. Promete ser hasta 100 veces más rápida que las conexiones actuales y este año es el año de su alumbramiento.

Y lo más importante en su posibilidad de disminución de la latencia (tiempo de demora en la transmisión de datos). Esto implica que casi, casi será en tiempo real.

¿Y qué nos permitirá hacer? Será otra dimensión de vida. Será más fácil vivir, curarse en las mejores manos, seguridad local y personal, IoT para infinidad de procesos, vigilancia de cultivos y plagas para mayor eficiencia productiva y un largo etcétera de servicios que todavía no sabemos que existen, pero que existirán.

Pero lo inquietante es que toda la infraestructura que se está creando es alrededor de las grandes urbes. Y me genera innumerables preguntas ¿Se están obviando las pequeñas ciudades y pueblos o simplemente se posterga y se prioriza a las grandes capitales? ¿Es para un primer mundo?, ¿Nos beneficia a todos?, ¿Qué inversiones millonarias necesitamos para que funcione 5G? ¿Contamina? ¿Es malo para la salud? ¿Quién liderará a nivel mundial su implantación? …

Desde aquí, reflexiono sobre este avance tecnológico. Su repercusión, y como desde mi punto de vista de diseñadora de experiencia de usuario, no se ha pensado en todos los “posibles” usuarios futuros de estos deseables servicios. De hecho, ni se han tenido en cuenta.

¿A quién le interesa obviar a tal cantidad de usuarios? ¿O quizá es una forma de atraer a las grandes urbes a todos los posibles usuarios? Malas noticias para la “España vaciada” en nuestro caso.

La verdadera cuestión del 5G es que traerá muchas cosas buenas, pero creará otra no tan buena: una nueva brecha. Las zonas privilegiadas serán las que geográficamente podrán beneficiarse de estos servicios. Pero se podría hacer una fortaleza de esta debilidad teniendo en cuenta las zonas que gozan de menos recursos ¿Y si al crear servicios los gobiernos se ahorran en otras infraestructuras más costosas? Por ejemplo, tratamientos médicos en remoto y guiados por un médico especialista. 

IoT para paliar la brecha

IoT para gestionar cultivos ya están en marcha y que por ahora se les da a los usuarios sin recursos digitales en los medios rurales, pero solo para conservar la producción agrícola y ganadera, no para salvaguardar a las personas, ni a sus necesidades de salud, por ejemplo. Pero por algo se empieza, eso sí.

Pero no todo es tan rosa como parece, Peter Bloom nos habla en este artículo sobre “otras bondades” del 5G como el elevadísimo coste de las infraestructuras para implantarlo, coste soportado por toda la población, eso sí. Y de cómo las empresas de telefonía móvil aprovechan la información que obtienen para su propio negocio y sin importarle los usuarios.

De hecho, lejos de crear nuevos espacios de coexistencia, dibujamos una nueva brecha. Ya existen unas cuantas, la social, la económica, la temporal, la digital, y ahora creamos una nueva, la “brecha de servicios” donde existirá una exclusión social, racial y geográfica enorme.

¿Deberíamos intentar hacer algo más activamente para solucionarlas?

Aquí dejo un intento, por ejemplo, de crear una “Constitución Digital” por parte de Telefónica publicada por Hipertextual y es un borrador desde el que podríamos empezar

Las expectativas sobre lo que nos traerá el 5G son enormes pero las dudas que genera aún lo son más. Veremos cómo podemos solventarlas y cómo podríamos cambiar el curso de los acontecimientos.

Aquí os dejamos un artículo de cómo ha utilizado China el 5G para tratar la COVID-19. A través de conferencias en un centro de tratamiento y diagnóstico remoto. Gracias a la bajísima latencia del 5G, se pueden realizar conexiones de vídeo en alta resolución y con muy poco lag.


Nuestro aporte a la Comunidad Kristala

Y lanzo un reto a nuestra comunidad de diseñadores: ¿y si creamos servicios con tecnología 5G para esos usuarios a los que no se han tenido en cuenta? Igual a los gobiernos les compensa invertir en 5G en los espacios marginados para ahorrar y todos saldríamos ganando.


Comparte este artículo:

Deja una respuesta